Cuando se forma parte de una familia es importante saber que existen normas jurídicas que rigen todas las relaciones personales y patrimoniales de quienes integran el grupo. Dichas normas tienen el objetivo de resolver o evitar los conflictos que, a menudo, se generan entre miembros de un matrimonio, ósea los cónyuges o convivientes y entre estos y, sus descendientes.
Está parte del derecho se conoce como el derecho de familia y sucesiones. Esta rama legal atiende tanto aquellas crisis matrimoniales o de convivencia, así como las relaciones paterno-filiales. Entretanto existen abogados especializados en dicha rama que con sus conocimientos saben adecuar la solución más eficaz a cada caso de este tipo que se le presente.

¿Cuál es el concepto universal del derecho familiar?


Existen dos maneras de interpretar el concepto derecho familiar. Está el que se interpreta como sentido amplio y el que se conoce como
En sentido amplio: Es el conjunto de normas legales y principios jurídicos que tienen por objeto determinar la condición de las personas, regular la organización y la familia y la sucesión hereditaria; o dicho de manera más sencilla, es el conjunto de normas que rigen las relaciones personales y familiares existentes entre un determinado grupo de personas. Este es un concepto bastante obsoleto y considerado por un pequeño sector de la doctrina.
Se suele incluir el Derecho de Personas, dentro del Derecho de familias, debido a que muchas instituciones del primero se encuentran íntimamente relacionadas con el último Ej. Patria potestad, la muerte y la ausencia en sentido técnico (cuya característica es que no existe certeza acerca de la vida o la muerte de la persona).
En sentido restringido: El derecho de familias se refiere a las normas que rigen a las personas en razón de sus lazos de familia, entendiéndose por éstos los vínculos de sangre y los lazos de afinidad (que unen a una persona con los familiares de su cónyuge).


¿Qué se conoce cómo el derecho de sucesiones?


El derecho de sucesiones o derecho sucesorio es aquella parte del derecho privado que regula la sucesión mortis causa y determina el destino de las titularidades y relaciones jurídicas tanto activas como pasivas de una persona después de su muerte.
Se entiende entonces como un conjunto de normas que contienen las reglas para ordenar la sucesión mortis causa, así como también para solventar los conflictos que se suscitan entre los herederos como consecuencia de la transmisión y posterior reparto de los bienes y derechos del causante.


Un bufete con especialidad en el derecho familiar y de sucesiones


Al momento de que un grupo familiar requiere de los servicios de un abogado especialista en derecho familiar y/o de sucesiones, debe seleccionar a los mejores del sector. Deben ser expertos que abarquen todos los temas tanto en derecho familiar como:

• Separación, divorcio y nulidad matrimonial civil y eclesiástica.
• Disolución y liquidación de régimen económico matrimonial. Sociedad de gananciales y separación de bienes.
• Negociación de ruptura de uniones de hecho.
• Custodia.
• Filiación y alimentos.
• Atribución del uso de la vivienda familiar. Compensación por el uso.
• Compensaciones patrimoniales e indemnizatorias en el régimen e separación de bienes.
• Modificación de medidas definitivas.
• Incapacitación e internamientos.
• Reclamación de paternidad y filiación.
• Protección de menores: acogimiento, adopción y tutela.
• Violencia doméstica & Violencia de género.
• Derecho internacional privado de familia.
• Ejecución de medidas matrimoniales adoptadas en procesos de familia.
• Pactos prematrimoniales.

Y en cuanto al derecho de sucesiones los expertos deben abarcar als siguientes áreas de esta especialidad:

• Asesoramiento, preparación y redacción de testamentos.
• Formación de inventarios y cuadernos particionales.
• Declaraciones de herederos abintestato, judiciales y notariales.
• Nombramiento de defensor judicial.
• Adjudicaciones y particiones de herencia, judicial y extrajudicialmente.
• Protección de Legítimas.
• Protocolización de ológrafos y apertura de cerrados.
• Prórrogas o renuncias de albaceas y contadores-partidores.
• Aceptación de herencia a beneficio de inventario.
• Asesoramiento en la administración de la herencia yacente.

Deja una respuesta