La licencia de navegación, esencial para conducir un navío

Hay mucha gente que le gusta el mar y su gran deseo es poder navegar, pero conduciendo el navío, esto lo pudiera hacer por poco tiempo, algo así cuando nos están enseñando a usar un automóvil, sin embargo, para realizar travesías más largas, es primordial tener la licencia de navegación, ya que sin ella no podemos lograr lo deseado, además es prudente recordar cumplir con las leyes, en este caso, las náuticas.

Existen empresas dedicadas a impartir cursos para que tengamos los documentos necesarios y podamos disfrutar de la inmensidad del mar, no obstante, debemos tener en cuenta ciertas reglas que acatar y de esa manera no afrontar inconvenientes, entre ellos podemos resaltar los siguientes:

  • Requisitos

El participante debe ser mayor de dieciocho años de edad o en su defecto dieciséis, pero con la autorización de los padres, además de suministrar un certificado médico que acredite el estado de salud.

  • Titulín

En años anteriores, lo llamaban así, y si se dispone de uno de estos, hay que actualizarlo, con tan solo realizar cuatro horas de prácticas homologadas, vale la pena para seguir disfrutando de lo que más nos atrae.

  • Tipo de navegación

Es importante este elemento, debido a que estos cursos engloban una formación para la navegación diurna, con embarcaciones de motor y hasta seis metros de eslora.

Ahora bien, es adecuado tratar de localizar compañías fiables que garanticen la calidad del curso, investigando y seleccionando aquellas que tengan disponible una programación para planificar el que mejor se adapte a nuestras necesidades, porque como es sabido, esta actividad es recreativa y debemos asistir al trabajo para luego intentar aprender ciertas actividades que nos agradan y sirven de distracción.

Por otro lado, nunca sabemos si algún día esa licencia es indispensable, por ello no está demás aprender un oficio, más aún si lo hacemos con empresas serias y experimentadas en el tema que deseamos.

No Comments yet, be the first to reply

La licencia de navegación, esencial para conducir un navío