La ciberadicción es un trastorno cada vez más extendido en la sociedad, un trastorno cada vez más frecuente que implica el uso excesivo, patológico e incontrolado de Internet a través de los diversos dispositivos tecnológicos que existen actualmente ( móviles, tabletas, ordenadores) logrando interferir en las actividades de la vida diaria, especialmente en los más jóvenes de la casa.

Pero, ¿cómo saber si estoy enganchado a Internet? Es importante aprender a identificar si existe un problema de adicción con Internet. Señalar que existen determinadas señales que delatan si un sujeto comienza a desarrollar una adicción a Internet. Que pasen las horas delante de la pantalla sin apenas darte ni cuenta, reconocer que podrías dedicar tu tiempo a otras tareas pero no hacerlo, o abandonar otras actividades y hobbies para estar conectado son los primeros síntomas.
2013-08-02 11 42 55
En esta primera fase es frecuente que el sujeto adicto se enoje cuando alguien le interrumpa al estar conectado al ordenador o pensar en Internet mientras están realizando otras labores como trabajar o estudiar. Decir que también resultan víctimas de esta adicción aquellos individuos que caen en el vicio de jugar al casino online, apuestas en línea, ruletas, y demás.

Cuando una persona se convierte en un auténtico adicto a Internet se notarán importantes cambios en las rutinas diarias, como una disminución del rendimiento escolar y laboral, una disminución en las horas de sueño o preferir hablar con los amigos y conocidas a través de la red mediante redes sociales que hacerlo cara a cara.

También hay que prestar atención a aquellos sujetos que oculten las páginas por las cuales navegan o aquellos que oculten el número de horas que pasan navegando en Internet. La adicción a Internet puede conllevar a una serie de problemas asociados como ansiedad por conectarse, mal humor, problemas cervicales y de espalda e insomnio. Eliminar este trastorno dependerá mucho del sujeto y de lo consciente que sea de su problema. Buscar la ayuda de profesionales será clave.

Deja un comentario