Cambia tu alimentación para combatir el hígado graso

El hígado graso, es uno de los principales problemas a la hora de las enfermedades hepáticas, la ventaja es que todo se puede mejorar con una adecuada alimentación y con una actividad física pertinente. Este padecimiento no es causado por beber alcohol, de hecho, se causa principalmente por el sobrepeso. Pero puede originar cáncer y también diabetes, colesterol y triglicéridos altos.

Para combatir esta grave enfermedad debes llevar a cabo una dieta que te aporte vitaminas y minerales y te ayude a mantener en buena forma el sistema digestivo.

Comúnmente una buena digestión y sincronización entre todo el cuerpo hace que el trabajo sea armónico y que tu salud lo refleje. Es por ello que si tu cuerpo presenta inflamación y fatiga crónica puedes asociar estos síntomas a un hígado en mal estado.

Hay que tener en cuenta que también se presenta en personas que no tienen factores de riesgo conocidos.

¿Qué evitar para tener un hígado saludable?

Leche: A diferencia de lo que muchos imaginan la leche de vaca es considerada por los profesionales como un alimento que debes evitar si quieres tener un hígado en mejor estado ya que aporta grasas que no son manejables fácilmente y a veces se acumulan en él, al punto de incrementar los virus y las enfermedades. Ensaya remplazándola por leches vegetales.

Alcohol: es un elemento que debes evitar a toda costa si tu prioridad es tu salud ya que lastima tu organismo en maneras que no sabes.

Es muy importante evitar el uso de antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios.

Es importante bajar de peso para tratar esta enfermedad ya que la pérdida de peso reducirá drásticamente la inflamación y mejorará la cicatrización del hígado. Es posible que debas perder hasta 10% para reducir la grasa acumulada.

No se trata de beber solo agua y no comer, ya que esto puede empeorar el hígado graso dado que no se administran bien los nutrientes.

¿Qué debo comer para que mi hígado funcione correctamente?

Recuerda que la fibra es el secreto más importante que debes tener en cuenta para facilitar el buen funcionamiento del sistema digestivo en general. Este componente alimenticio además de encontrarse a tu alcance en las frutas y de ofrecerte sensación de saciedad para controlar el peso y el apetito, absorbe también menos grasas y azúcares.

Es muy recomendable consumir vitamina E para mejorar esta condición, aunque siempre lo más recomendable es asesorarse bien con un doctor.

Loa alimentos integrales como el pan, el arroz y la pasta aportan también la fibra que necesitas para acelerar tu metabolismo.

Puedes incluir con tranquilidad, avena, maíz, legumbres, verduras de hoja verde, alimentos ricos en vitaminas A, C, E, pescados, Tomates, Brócolis, Pimientos, Nueces, Espinacas, Aguacate, selenio que se encuentra en semillas de calabaza, champiñones, pistachos, limón, zanahoria, noni, espirulina.

Mantén tu peso saludable, aliméntate sanamente. Recuerda que esta enfermedad no causa síntomas en la mayoría de los casos. Solo se hace visible si en una ecografía tu hígado tiene alguna malformación.

¿Los jugos verdes sí funcionan?

Para muchos estos jugos llamados “détox” son importantes ya que permiten depurar el organismo y de esta manera eliminar los excesos que a veces cometemos. Pueden ser un excelente aliado a la hora de combatir el hígado graso ya que tienen la capacidad de liberarnos de ciertas toxinas perjudiciales para nuestra salud.

En el portal de Joe Cross, conocido por su implementación de jugos y batidos para mejorar la salud, se encuentra entre otras muchas otras, la siguiente receta para desintoxicar el hígado.

Receta de jugo para el hígado

– 2 hojas de col (cualquier variedad)

– 1 remolacha (remolacha)

– 1 limón

– 2 hojas de col rizada o espinaca

– 1 zanahoria

– 1 manzana

– Cúrcuma o jengibre

También puedes encontrar más información acerca de ¿Cómo limpiar el colon de manera natural? ¿Cómo limpiar el hígado? y la vesícula, alimentos para proteger el hígado, frutas para limpiar el hígado graso, alimentos malos para el hígado  en: Todo lo que debes saber para desintoxicar tu organismo de manera natural

¿Qué tratamiento debes seguir si tienes hígado graso?

Si se realiza el debido tratamiento esta enfermedad se puede revertir. Lo más importante es resolver la causa de este problema, es por ello que no es recomendable consumir alcohol y hacer un plan para bajar de peso. Si el paciente tiene diabetes debe controlar esta enfermedad con dieta equilibrada para que el hígado no se afecte. Estas tres condiciones son las que más tienen efecto sobre el daño del hígado.

Lo ideal es que un paciente de esta enfermedad se recupere pronto ya que el hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo.

 

 

Dile sí a:

Café: Uno de los beneficios más importantes de esta bebida es que disminuye la permeabilidad del intestino, además su efecto depurativo es pertinente para perder peso, y esta es la primera medida para curar esta condición. El café revierte la regeneración de células hepáticas, la dosis diaria de café se ha asociado con una mejora en este padecimiento. Así que el consumo de café se relaciona directamente con la caducidad del colesterol. El efecto protector del café sobre el hígado graso depende de la zonulina-1 que este incluye y que aumenta la permeabilidad que un hígado graso no tiene. Un estudio publicado por la Universidad Federico II de Nápoles (Italia) muestra que el consumo diario de café es una medida para revertir el ‘hígado graso’. “O así sucede, cuando menos, en modelos animales –ratones.”Es así que tiene un papel terapéutico en el tratamiento de esta enfermedad.

Té verde: El té verde reduce y evita la acumulación de grasa en el hígado. Esta curativa bebida que tantos beneficios trae para la salud, también es importante en el proceso de curación y prevención del hígado graso.

En la universidad de Connecticut se realizó un estudio en el que alimentaron ratones con exceso de peso con extracto de té verde y los resultados obtenidos iban desde: bloquear la grasa, mejorar la función hepática y aumentar la velocidad por la que la grasa es transformada en el hígado y así no se acumula en el cuerpo.

Tamarindo: Ya que el hígado debe funcionar en condiciones óptimas por su cantidad de oficios y la depuración de desechos tóxicos a su cargo, la fruta que más beneficios le trae por su contenido en fibra, es el tamarindo. Es un fruto delicioso y de gran aporte nutricional. Se puede comer directamente para consumir la fibra de la fruta o sirve también en infusión. Sus ácidos actúan como descongestionantes y protectores.

Legumbres: Su consumo es uno de los mejores remedios ya que contienen gran cantidad de proteínas. Las legumbres son ricas en fibra y es por ello que podemos reducir los niveles de colesterol en el organismo. Conjuntamente, éstas al ser bajas en calorías regulan el peso de cada individuo.

Lo más importante al consumir legumbres es regular la cantidad de ingesta, con ayuda de un nutricionista debes planear cuanta legumbre debes consumir ya que en determinados casos como el vegetarianismo o en enfermedades como la diabetes, las cantidades varían.

Fresas: Las fresas tienen propiedades como ser depurativas por su alto contenido en fibra, esto es positivo para la limpieza del hígado graso ya que es por medio de este proceso que se eliminan una gran cantidad de las toxinas que van dañando nuestro organismo cada día, además lo fortalecen por sus cantidades importantes de vitamina C fortificando el sistema inmune al desinfectarlo y desinflamarlo.

Limón: Desde hace años se habla de beber agua con limón en las mañanas, y es que no es una mentira que al ser un fruto alcalino regula nuestro PH, y además al ser rico en vitamina C y en antioxidantes, los beneficios son infinitos.

Este es un fruto muy reconocido por ser popular en efectos diversos y positivos en nuestro organismo. Es un tónico hepático muy reconocido ya que tiene un alto contenido en aceites esenciales y ácidos cítrico y málico.

Para el hígado específicamente este fruto tonifica y estimula el correcto funcionamiento de este órgano.

Es muy rico en flavonoides, este antioxidante se encarga de reparar los daños causados por radicales libres, además cura la inflamación y degeneración de los tejidos.

Cerealesintegrales: Si tienes hígado graso lo mejor es que elimines de tu dieta los hidratos de carbono, pero puedes escoger los cereales integrales que son buena fuente de fibra y aceleran la reducción de la grasa de tu organismo además de que serán tu mano derecha al ayudarte a evitar los picos de azúcar y del colesterol malo.

Recuerda que nunca es tarde para limpiar tu organismo, nunca es tarde para prevenir una enfermedad y mucho menos para mejorar tus costumbres, debes pensar en tu bienestar presente y futuro y en que dejarnos llevar por los placeres que pueden causarnos el cigarrillo, el alcohol, los azúcares y la comida chatarra nunca te va a compensar el sentirte sano, feliz y listo para cumplir todos tus planes.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario