6 Razones para estudiar fuera de tu ciudad

Si vas a comenzar tus estudios universitarios y estás pensando ¿Me quedo en mi ciudad o estudio fuera? Si tienes posibilidades ni lo dudes, sal de tu área de confort y estudia en otra ciudad dentro de tu país o en el extranjero. ¿Qué te puede aportar estudiar fuera?

1. En primer lugar sin duda va a ser una experiencia única para ti. En estos años aprenderás muchas cosas no solo a nivel académico y madurarás como persona. Piensa que no tienes tan cerca a tus padres para que “te saquen las castañas del fuego” pero eso a la larga se agradece y mucho.

2. En segundo lugar si lo haces en el extranjero te permitirá perfeccionar el idioma que has estudiado en el colegio y en el Instituto. Inglés, francés o alemán. Hoy en día saber con corrección un idioma es fundamental para encontrar un buen trabajo.

3. En tercer lugar porque tendrás la oportunidad de obtener mejor curriculum estudiando en una Universidad con más prestigio que quizás la que te ofrece tu ciudad.

4. En cuarto lugar porque conocerás personas de diferentes lugares, con otras costumbres y tradiciones y eso… indudablemente abre mucho la mente. En el alojamiento para estudiantes en el que estés ya vas a encontrar compañeros que te van a aportar mucho y que se pueden convertir en amigos para toda la vida.

5. En quinto lugar porque romperás con tu rutina. ¿No estás cansado de ver siempre las mismas caras, de estar en el mismo barrio? Pues ésta es una oportunidad única.

6. Porque sin duda vas a aprender de ti mismo. Te vas a dar cuenta de muchas cosas sobre ti mismo que estando en casa protegido ni te habías dado cuenta. Pues sí, dentro de ti hay un gran cocinero, un perfecto mediador de conflictos etc.

¿Necesitas más razones para estudiar fuera de tu ciudad?

 

Ahorrar en casa y pagar tu préstamo con facilidad

Si estás apurado y necesitas pedir un préstamo pero sabes que el pago del préstamo también te va a costar un sacrificio, no tienes más que 2 opciones: o no pedir tu préstamo y no poder hacer frente a tus deudas y pagos o achucharte un poquito para poder hacer frente al pago mensual de tu préstamo.

¿Cómo puedes ahorrar en tu día a día para pagar tu préstamo con facilidad?

1. En primer lugar abre una cuenta en el Banco única y exclusivamente para para ingresar el dinero que vas a ir ahorrando y que solo vas a utilizar para tu préstamo. Si eres una persona disciplinada no te hará falta, con un sobre o un monedero en el que tengas ese dinero, será suficiente.

2.  En segundo lugar es muy importante que te conciencies que tienes que bajar tus facturas mensuales. La luz y el agua son 2 de las facturas que más arañan la economía doméstica. Tened cuidado con el tiempo que dejáis los grifos abiertos, acortar el tiempo de ducha; sustituir el aire acondicionado por ventilador, aprovechad al máximo la luz del día etc. Ese dinero que vais a ahorrar en facturas… para el préstamo.

3. Marcaros un presupuesto mensual y/o semanal para la compra del Super. Otro buen pellizco para vuestro préstamo.

4. A la hora de acudir a entidades de préstamos al instante consulta varias de ellas a través de Internet y elige la que te cobre menos intereses. Puedes calcular tu crédito a través de sus “calculadoras de préstamos” y comparar cuál es la que te ofrece el préstamo más barato.

5. Ahorra en ocio y transporte. Ve a los museos el día que la entrada es gratuita, mira bien los precios de los restaurantes antes de entrar etc. Por otro lado ahorra todo lo que puedas en transporte. Ve andando a muchos lugares… además tu salud también lo agradecerá.